Las Bolas Chinas, todo lo que necesitas saber

¿Qué son?

Las bolas chinas o, Ben Wan o, bolas de geisha, son dos bolas de 3 a 4 centímetros unidas por un cordón, una goma o un lazo. Cada bola tiene en su interior otra bola más pequeña y más pesada que con el movimiento genera un efecto vibratorio que además de producir sensaciones muy placenteras nos permite ejercitar la musculatura pélvica.

Bola chinas foto

¿De dónde vienen?

Hay muchas opiniones sobre la historia de las bolas chinas. Pero lo que sí parece más probable es que su origen, a pesar de denominarse “Bolas Chinas”, se remonte al antiguo Japón feudal.

Existe una leyenda que dice que fueron  creadas debido al irrefrenable deseo sexual de un importante emperador. Los consejeros del emperador diseñaron unas bolas de marfil que introducidas en la vagina preparaban a las concubinas para tener relaciones con el emperador sin que éste tuviese que entretenerse (o cansarse) en los preliminares sexuales.

También se atribuye su uso a las Geishas, que podrían haberlas utilizado para fortalecer su musculatura pélvica, y como juego erótico. De ahí que también se conozcan como bolas de geisha.

¿Para qué sirven?

Las puedes utilizar en tus juegos sexuales, sola o con tu pareja. Son un objeto fetiche utilizado en el mundo oriental desde hace cientos de años.

También las puedes utilizar como método anti estrés. Puedes llevarlas puestas mientras realizas cualquiera de tus actividades cotidianas. El efecto vibratorio conseguido al generar los pequeños golpecitos de las bolas con el movimiento de tu cuerpo, produce un efecto muy placentero.

Y pueden llegar a ser un importante método terapéutico para fortalecer la musculatura pélvica gracias a las pequeñas contracciones provocadas por su efecto de vibración. El fortalecimiento del “suelo pélvico” tiene múltiples beneficios como la prevención en la aparición de pérdidas de orina y de otras debilidades habituales en la menopausia, o en las etapas postparto. Pero también mejoran tu salud sexual, incrementan la sensibilidad vaginal, aumentan la lubricación, permiten alcanzar un mejor control de tus orgasmos, …

¿Cómo se usan?

Existen varias opciones de cómo usar las bolas chinas, para todas ellas te recomiendo que introduzcas con tus manos una bola primero (de preferencia con un poco de lubricante), luego la siguiente.

bolaschinascolocacion

Yo recomiendo empezar con una o dos ligeras pero pequeñas. Siempre recuerda vaciar tu vejiga antes de comenzar. Durante su uso hay que concentrarse en los músculos que rodean a las bolas chinas, no se trata de tensar los abdominales, ni contraer las nalgas. La sensación durante el ejercicio es similar a cuando se retiene el flujo de la orina.

La opción más común es introducirlas como parte de un preludio sexual. Otra, bastante recomendable para cuestiones terapéuticas y de salud sexual, es usarlas en tus actividades diarias, por un lapso no mayor a 15-25 minutos. Y finalmente, la más importante sería realizar ejercicios pélvicos con las bolas chinas.  Te explico cómo:

Hay que comenzar poco a poco, no se debe empezar realizando un gran esfuerzo, hay que mantener las bolas durante un tiempo corto e ir aumentando progresivamente hasta llegar a los 10 segundos. Hay que intentar conseguir un ritmo constante durante todo el ejercicio. También se puede ir aumentando progresivamente el peso en el caso de que se disponga de unas bolas con esa posibilidad.

Rutina de ejercicio en 4 pasos:

  1. Contraer la musculatura del suelo pélvico para elevar las bolas chinas en la vagina.
  2. Mantener los músculos contraídos durante 3 a 10 segundos. Es conveniente respirar profundamente al igual que se respira cuando se ejercita cualquier otro músculo. Durante la contracción se aspira y en la relajación se expira.
  3. Liberar la contracción y expirar de forma relajada. Las bolas caerán ligeramente.
  4. Relajar el músculo y descansar durante un tiempo hasta recuperarse para volver a repetir el ejercicio comenzando en el punto 1. Es conveniente utilizar la menos el mismo tiempo que en el paso 2.
  5. Esta rutina de 4 pasos se repite 10 veces y el ejercicio puede realizarse 3 veces al día en función de las capacidades de cada una.

Uso de las Bolas Chinas

Se puede comprobar que el ejercicio se está realizando correctamente introduciendo un dedo en la vagina con un poco de lubricante y comprobando que las bolas suben durante la contracción y bajan en el momento de la relajación.

Es imprescindible utilizar unas bolas de calidad con materiales hipo alergénicos como la silicona, y utilizar el peso adecuado.

El ejercicio puede que no sea adecuado para determinados casos individuales. Estos ejercicios deben realizarse bajo consulta médica especialmente en los casos de embarazo o recuperación de cualquier tipo de lesión o cirugía genito-urinaria o del suelo pélvico.

Otro ejercicio podría ser el que nos proporcionan en este link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=AyM6wmaZGAc

¿Cómo limpiar las bolas chinas?

Después de cada uso las debes limpiar con agua tibia y jabón neutro. Existen productos especiales de limpieza en formato de toallitas individuales, pero te recomiendo que antes de utilizarlas laves tus bolas chinas con agua y jabón neutro.

Por último, no las seques con una toalla o con papel. Déjalas secar al aire. De esta forma no quedarán restos de hilo o papel en las bolas, y una vez secas estarán perfectamente preparadas para un nuevo uso.

O bien, utiliza algún jabón o antibacterial diseñado para juguetes sexuales que venden en cualquier tienda de juguetes eróticos.

 

Glosario motelero

¿Tu primera vez en un motel? ¿Aún no sabes cómo qué sorpresas tiene para ti un motel? ¿Lo has visto pero no sabes cómo nombrarlo?

 

He aquí la solución a tus problemas… por primera vez en la historia todos los secretos y conceptos del arte de motelear resumidos en un solo texto.

 

MOTEL. Dícese de un tipo de alojamiento característico de las carreteras en donde puedes hospedarte y guardar tu automóvil en la parte inferior de la habitación. Solía ser hospedaje usado por los camioneros, choferes y similares, sin embargo ahora son niditos de amor con horas contadas para amar.

HOTEL. Suele ser un edificio acondicionado para brindar el servicio de alojamiento temporal. Normalmente empleado por turistas o turistas de negocios.

HOTEL DE PASO. Edificio acondicionado para brindar el servicio de alojamiento temporal, pero que suele ser usado por seres deseosos de experimentar placeres carnales. A diferencia del motel, en estas habitaciones tu automóvil se resguarda en un sitio usualmente conocido como estacionamiento.

PAGO POR HORAS. Normalmente, algunos hoteles de paso o moteles te permiten manejan lo que viene siendo “estancia corta”, por lo cual te dirán “Son 6 horas, joven, ¿está bien?” y ya tu decidirás si tu deseo será saciado o no durante ese tiempo.

JABÓN CHIQUITO. Los hoteles de paso o moteles suelen proporcionar a los visitantes un par de jabones de un tamaño aproximado de 3×2 cms. La marca más popular y favorita en el ramo hotelero es “Rosa Venus”.

ALMOHADAS SEXUALES. Se les conoce así a unas almohadas en forma de triángulo que permiten una mejor penetración durante el acto sexual. Hoteles que cuentan con este servicio son Villas Diamante o Dos2.

SILLÓN DEL AMOR. Amado por quien lo ha utilizado, este sillón es angosto y sin respaldo, tiene forma de “S” pero una de las curvas es más alta que la otra, de tal suerte que existen más de 8 posiciones ideales para practicar las artes amatorias. Puedes encontrar ejemplares de éstos en V Motel Boutique, K20 (suite con alberca) y Hotel Las Torres.

ESPEJOS. Normalmente su definición indica que es “una superficie pulida en la que al incidir la luz, se refleja siguiendo las leyes de la reflexión”. Pero en los moteles u hoteles de paso son artefactos de placer y erotismo colocados normalmente en el techo y/o paredes laterales, por lo cual puedes ver otros ángulos de tu pareja durante el acto sexual *se muerde el labio*. Ejemplares de estos puedes encontrarlos en Urban, Monarca y muchos otros moteles.

SERVICIO A LA CARTA. Normalmente los hoteles de paso tienen servicio al cuarto en donde pueden enviar desde ensaladas, palomitas, muéganos, pasta dental, gel o artefactos eróticos. Suelen haber minipuertas especiales en cada habitación para recibir por ahí tu orden (y que no vean tus partes nobles).

CONDONES. Método anticonceptivo que previene enfermedades de transmisión sexual. Casi todos los hoteles los tienen para servicio a la carta y pueden ofrecer diferentes marcas. Algunos hoteles los obsequian y suelen dejarlos en uno de los buros.

AGUA. Hidratarse es fundamental a la hora de amar y provocar placer, por lo cual normalmente estos sitios te proporcionan dos botellas de medio litro de este líquido vital. Además te proporcionan vasos de vidrio, a veces con el nombre del hotel, para que disfrutes de tu bebida. (Debo confesar que nunca sirvo el agua en un vaso, ¡me da flojera!)

TELÉFONO. Algunas veces los moteleros amarran los teléfonos al buro aunque a mí me parece de muy mal gusto, aunque sospecho que lo hacen para prevenir usos indebidos del artefacto. Puedes utilizarlo gratis para llamadas locales o llamar a recepción.

RECEPCIÓN. Sitio de quejas, peticiones y cobro. Debido a la estructura de los hoteles de paso debes pasar por recepción para recoger llaves y hacer tu pago, en cambio en los moteles un empleado del sitio recibirá tu dinero y te indicará qué habitación usar, sin necesidad de pasar a recepción. En recepción suelen tomar tu orden de servicio a la carta o al cuarto. Suelen usar la tecla 0 o 9.

COBRO. En casi todos los hoteles o moteles te reciben como forma de pago tarjetas de crédito o débito y suelen disfrazar el nombre del sitio y no usar la palabra motel para registrar tu pago, así que no tienes que preocuparte de ser descubierto a través de tu estado de cuenta. Eso sí, no suelen llevar la terminal a tu cuarto, toman tu tarjeta, la llevan a otro sitio y vuelven por tu firma, alias “la poderosa”.

LLAVE. Los moteles u hoteles de paso más modernos te entregan una tarjeta para que puedas tener acceso a tu cuarto y suelen solo permitirte entrar a tu habitación para evitar actos imprevistos de tipo voyeristas. La tarjeta se introduce en un dispositivo especial que se encuentra en la chapa de la puerta y si se prende el foco verde es que has abierto correctamente.

PUERTA DE MOTEL. Las puertas de motel pueden  emplear diferentes mecanismos, desde cortinas, lonas hasta las más sofisticadas puertas eléctricas. Éstas últimas se activan con un botón (similar al de encendido y apagado de la luz). Suelen ser ruidosas y así te darás cuenta si alguien intenta entrar a tu recámara.

PORNOGRAFÍA. Hasta ahora a todos los moteles u hoteles de paso a los que he ido tienen televisión y tienen contratados canales para adultos, es decir con mucha pornografía que quizá te pueda servir de inspiración o escuela sexual.

DVD. No todos los hoteles te permiten ver tus propias películas porno ya que no todos cuentan con DVD. En mi blog puedes encontrar algunos con este servicio.

HABITACIÓN SENCILLA. Suelen ser habitaciones con cama King size, servicios básicos de limpieza y aseo. Dependiendo del hotel son las características que tendrá.

HABITACIÓN CON JACUZZI. Habitaciones con cama King Size y un templo de placer acuático, de temperatura seleccionada y con masaje. Hay de varios tamaños, pero siempre caben dos personas. Dependiendo del hotel son las características que tendrá.

HABITACIÓN CON ALBERCA. Sitios maravillosos para coger en el agua. La temperatura suele ser templada o caliente, algunos hoteles combinan las albercas con jacuzzi. Son ideales para fiestas sexosas masivas.

RUIDOS VECINOS. Los hoteles de paso mejor planeados aíslan el ruido de las habitaciones vecinas con vidrios dobles o paredes gruesas, pero hay mucho otros que pueden parecer concurso de gritos. Te recomiendo que no te apenes y mejor le entres serio a la competencia o prendas la música a todo volumen.

RADIO. Los hoteles más viejos tenían un sistema de radio en donde se sintonizan tres o cuatro estaciones de distinto tipo de música. Algunos hoteles más nuevos tienen bocinas que reproducen CD, MP3 así como iPods.

Junior Suite del V Motel Boutique

Costo Promedio: Junior Suite $800 (8hrs).

Ubicación: Viaducto 77, Col. Tacubaya, Deleg. Miguel Hidalgo, CP: 11870, México DF.

Tel. 5271 4243. Página Web: http://www.vmotelboutique.com Twitter: @VMotelBoutique

Habiendo pasado la tremenda excitación de haber conocido la famosísima Sky Suite del V Motel Boutique, puedo reseñar con total tranquilidad otra de las habitaciones del famoso hotel, mismo que me ha visto desfilar más de un par de noches.

La Junior Suite es una habitación preciosa en su decoración, el papel tapiz importado es muestra del buen gusto de sus creadores. Tiene todo lo necesario y más para gozar. Y de hecho, si lo comparas con hoteles con jacuzzi de la zona, … pues la diferencia de precio es mínima y la plusvalía en buen gusto y servicio es altísima.

La habitación tiene su propia tina con masaje, cuenta con su espumita para que te sientas artista porno. También cuenta con el maravilloso reproductor de iPod del cual soy fan (aunque no es cargador, así que no olvides el tuyo), ya que con él puedes reproducir tu propia música y como hay internet puedes bajar música a tu iPod súper rápido y complacer con una buena melodía a tu pareja. Y el sillón del amor viene con todo y el instructivo de cómo usarlo. Me encanta que te ponga toallas por que luego cuando ponen sábanas arriba del sillón uno se resbala y no puede hacer muy bien las posiciones, pero en este caso el uso de toallas evita que uno se deslice y obvio, le da mucho más confianza por el tema de higiene.

Si hay algo que también me gusta del V es su video que proyectan a la entrada, la parte de cómo limpian las sábanas me da toda la confianza del mundo de que no contraeré ningún tipo de infección.

La comida es deliciosa y los tragos son coquetísimos, no olvides pedir las perlas con bolitas, tienen un nombre que no recuerdo, pero son deliciosas. Yummy total.

Y por qué no decirlo el V pone todo a tu alcance, no solo un espacio intimo y de buen gusto, sino que te da la posibilidad de comprar amenidades extras para darle un toque especial a tu noche pasional: aromaterapia, disfraces, aceites, juguetes…

Un lugar que te da todo para que tú solo te encargues de gozar.

Hotel Blu

Costo Promedio: $300 aprox.

Ubicación: Avenida Tláhuac 3846, Col. San Andrés Tomatlán, Iztapalapa, México, DF. a dos cuadras del Metro San Andrés Tomatlán de la Línea Dorada.

Tel: 5695-9290, 5695-7059 y 5656-8569

 

Lo conocí hace muchos años, él era tan tímido, solo hablaba de economía, de datos estadísticos, partidos de fútbol, números, algoritmos y proyecciones. Yo, aún no entiendo por qué, babea por él. Me encantaba. Era un ñoño-sexy-imposible. Jamás hablaba de sexo, jamás había tocado a una mujer y tampoco había contemplado la posibilidad de ser gay. Estoy segura que su máximo orgasmo era observar sus estadísticas y compararlas entre países.

Él se fue del país hace un par de años, pero algo le pasó por aquéllos lares. Llevamos un par de semanas chateando. Me pone nerviosa, me pone mal, me provoca, se me insinúa. Empieza por contarme cómo se acuerda de mí, termina hablando de cómo se imagina mi cuerpo gozando con el suyo. Es inaudito tanto placer virtual. Él me hace hablar y yo… como hilo de media… no paro de hablar.

Me llama, le llamo, nos deseamos y nos tocamos a la distancia. El otro día a una fiesta por Avenida Tláhuac, él no paraba de manesajear, yo tuve que detenerme a escribir sino ya estaría enterrada tres metros bajo tierra. Me metí a Blu. Me llamó al celular, le conté como era el hotel. Igual que a mí le excitaba el olor a nuevo, Blu al parecer no tiene ni tres meses de estreno.

Le conté la disposición de la recámara, la pequeña sala comedor que había a lado de la televisión, la cual estaba rodeada de un enorme justo en la esquina del cuarto, la colcha oscura que cubría la cama queen size (porque era pequeña, no creo que fuera King), el lavabo que servía para lavarme las manos saliendo del baño o antes de tocarlo, si es que hubiese estado ahí, o tocarme… tal cual lo iba a hacer. Le describí, e incluso le mandé una foto, de un pequeño potro que estaba arriba de la almohada de la cama. Su imaginación despertó. Describió cómo me habría amarrado, cómo me hubiera chupado, mordido y mamado. No podía controlarme, me toque, grite, no paré de tocarme. Quité la colcha, me revolqué en la cama, mordí la almohada, saqué mi mini vibrador de la bolsa (tiene forma de lipstick y lo recomiendo ampliamente para aquello de las emergencias)… grité hasta que se me escapó el alma. Él gemía, seguía haciéndome gozar con sus palabras, con sus ideas candentes … también gritó, también se vino.

¡Fue sublime, fue delicioso! Colgamos y me quedé en el cuarto. Jamás había entrado a un cuarto de motel sola, permanecido sola y salido sola. Ese rato lo disfrute como nunca. Recorrí todos los canales porno que había en la televisión  del cuarto (nuevecita), me bañe en la regadera que es justo como las que amo por que tiene la caída desde el techo y una sillita para imaginar o gozar, me sequé el cabello, me puse crema, me dispuse a reposar tras la explosión. Me recosté, descubrí que la colcha y la sábana no eran suficientes para cubrirme del frío, pedí un cobertor a recepción. Pedí una ensalada al cuarto y un whisky (para no perder la costumbre). Me dormí un par de horas. Me lavé la cara y salí sola, así como llegué.

Le avisé mi hora de salida.

Hotel Argos

Costo Promedio: Villa Sencilla $400 (6 horas).

Ubicación: Av. Ermita Iztapalapa 311, Col. Prado Churubusco, México, DF, CP: 04230

Tel: 5581-9106

 

Un viejo conocido que no había reseñado. Recuerdo que hace unos 3 años, aproximadamente, me llevaron por primera vez a ese hotel. Y la semana pasada volví con el mismo amante. Mismo hotel, mismo amor, pero no la misma experiencia.

 

Él dice que ese es su hotel favorito, recuerda que en esa calle tenía unos amigos con quienes jugaba dominó. Después de tanto conocerle he entendido dos cosas: 1) es un hombre de costumbres, y 2) mejor no lo contradigo ni me opongo, con él las cosas como él quiere, ¡no más!

 

Panzón e inteligente, esas son las palabras para describirlo. Ya no me gusta tanto, pero no me resistí a romper la rutina semanal ante su llamada. Paso por mí, nos fuimos a la zona, llegamos al hotel. (Gracias a los astros la obra del metro esta por terminar y ya no se veía como zona de guerra).

 

El hotel tiene una ventaja: no es muy conocido y por lo tanto puedes encontrar cuarto fácilmente. Tiene su versión de hotel o villas (acceso directo en coche, por aquello del camuflaje o la flojera). En las villas tienes que subir unas escaleras y la recámara requiere de tarjeta para entrar y prender la luz. La zona de la cama es más pequeña que la regadera, pero eso sí tiene su sala y TV (con pornografía). La cama se ilumina por atrás y eso es un buen efecto para quien aún se apena de su cuerpo. La regadera tiene una banquita en donde te puedes sentar a tener relaciones mientras el agua cae por tu espalda (o cerca de ella).

 

Me gusto el tono verde de la recámara y lo suave de las almohadas, así como la iluminación y la regadera enorme. Lo que no me gusto es los contactos de luz NO SIRVEN. Tienen unos a lado de la secadora, la cual se encuentra en el lavabo junto con todos los jabones, cremas y demás enseres post-sexo… PERO no pasan corriente, entonces OBVIO no puedes recargar el celular ni tomar fotos de calidad (jajajaja). Tampoco fui fan de la comida, era comida de sobre del OXXO, así que te recomiendo no llegar con hambre ni terminar muy hambreado.

Hotel Dos2

Costo Promedio: Habitación Sencilla $200 (4 horas), $240 (6 horas), $300 (todo el día, viernes y sábados), $260 (todo el día, domingo a jueves). Habitación Máster $220 (4 horas), $260 (6 horas), $320 (todo el día, viernes y sábados), $280 (todo el día, domingo a jueves).

Ubicación: Xalay 191, Col. Impulsora Popular Avícola, casi esquina con Hacienda de Pastejé, a una cuadra del Metro Impulsora.

Tel: 10541203

Colaboración anónima. 

Asiduos lectores de @Pepita2Puntos, practicantes del amor y el sexo con amor, somos una pareja de jóvenes que buscan sitios para recrear fantasías y confirmar pasiones. En el ir y venir, en la búsqueda insaciable,  optamos por mejor preguntar a Pepita por un sitio inusual, ella opto por mandarnos su lista secreta de hoteles por conocer, nosotros optamos por visitar alguno.

Llegamos al Hotel Dos2. La zona no es precisamente atractiva, sin embargo en nuestra llegada no tuvimos ningún percance. Nosotros llegamos en transporte público y creemos que es la mejor opción, por que no hay mucho lugar de estacionamiento. El hotel cuenta con dos tipos de habitación, la SENCILLA es una habitación discreta, incluye un cojín tantra muy coqueto y televisión por cable, la habitación MASTER cuenta con un sillón tantra y Netflix.

Al entrar al hotel se pueden observar varias pantallas con fotografías e información de los cuartos, a lado de la recepción tienen un carrito de servicio con varias bebidas en caso de que quieran comprar van desde refrescos a bebidas energetizantes. Desafortunadamente solo tenían disponible la habitación sencilla por lo cual nuestra descripción es de ese cuarto.

Al entrar se pueden observar prácticamente todos los detalles y el encanto del hotel, tiene una televisión de buen tamaño cuyas bocinas están conectadas a un marco encima de la cama para una experiencia de sonido “envolvente” también encuentras una cobija doblada en una repisa por si necesitas usarla así como un cojín tantra junto a una imagen llena de posiciones sugerentes.

Es un cuarto bien pensado en la iluminación ya que puedes escoger de tener todas las luces encendidas para una perfecta iluminación a encender unas moradas junto a un corazón ubicados en el techo que ofrecen discreción y un toque sensual o bien si gustas encender sólo las que están en la cabecera de la cama.

El baño es sencillo y sorprende por la falta de una puerta para la regadera, la cual sólo se encuentra separada del retrete por un cristal.

Al momento de pagar la habitación te dan las llaves, un control para la televisión, un par de plumas así como un palo de plástico de aproximadamente unos 60 cm para echar a volar la imaginación. Como diría Pepita para hacer un motel un acto amoroso.

La decoración, con excesos en rosa y demasiados corazones, puede no agradar si prefieres el “sexo rudo” o con tintes de sado, pero si eres una pareja amorosa como nosotros viene muuuuy bien. Sin embargo, el “pero” del cuarto, sobretodo para nosotros que somos más tímidos que nuestra amiga Pepita, es que las paredes no aíslan el sonido y por tanto escuchas gritos y rechinidos provenientes de los vecinos.

Finalmente, como en algunos hoteles debes de estar al tanto en el tiempo porque 15 minutos antes de que termine tu tiempo están marcando constantemente para avisar que se acaba el tiempo.

Cristian Grey, sus cincuenta sombras y el sexo real

Debo confesar que ME TOQUE mucho mientras leía #50sombras, mi cuerpo se quemaba de placer y no podía sacarlo ni liberarlo a lado de nadie. Recuerdo que una amiga me recomendó el libro y el volumen uno lo terminé en una semana, mi almohada terminó mega babeada y cambié las sábanas diario. Era demasiada excitación la que sentía cuando la autora E.L. James relataba como la diosa que habitaba el interior de Anastasia se excitaba con los detalles y la astucia del Señor Grey.

 

También debo confesar que a mis amantes les hablaba de usted y les denominaba Señor, jugaba con la misma retórica del libro, me sentía una sumisa y ME GUSTABA el papel de sumisa. Estaba dispuesta sacrificar mi libertad a cambio de gritos enloquecidos y estremecimiento corporal. Me frustré en un par de ocasiones, mis amantes no eran tan mágicos con las manos como me suponía lo era el Señor Grey, ni tenían los millones para regalarme coches o llevarme de paseo en helicóptero.

Mi excitación se calmo al paso de la trilogía y ya no me tocaba intensamente ni les pedía a mis amantes golpes acompañados de caricias. Pero a cada momento me daba cuenta que más personas lo leían. De hecho en Playa del Carmen me encontré a más de 5 señoras con el libro (en diferentes idiomas) y en el aeropuerto a más 7 ¡Impresionante! No puedo decir si eran o no unas mal cogidas, pero en todas había una mirada de emoción tremenda [¡Tampoco les olí las manos para saber si todas se tocaban como yo!]

 

Sin embargo qué pasa con un libro como éste: GENERA INSATISFACCIÓN CON EL SEXO REAL. Anastasia soportaba al Señor Grey en sus actos un poco sados, pero con la condición enferma de curarlo (al final se puede deducir que… quizá… si lo cura). ¿Y cuántas de nosotras no hemos aceptado un amante con condiciones difíciles y pretendemos salvarlo? ¿Cuántas veces hemos sido más psicólogas que amantes? Y claro ver el caso de Anastasia Steele nos hace creer que aceptar a nuestro enfermo podría ser tan benéfico y gratificante como en su caso.

 

También nos hace creer que el sexo depende de la experiencia de uno de los involucrados, porque de hecho su primera vez nos hace envidiarla. El buen sexo es trabajo de ambos, es una entrega, es un esfuerzo de pareja (o trío), pero no depende de uno solo. Es decir, si no tenemos buen sexo no es culpa de no tener al Señor Grey en la cama, sino que no nos estamos esforzando lo suficiente.

 

Después de leerlo juras que con sexo se resuelven todos los conflictos y aunque en parte el sexo ayuda, debemos ser honestas con nosotras mismas: no lo soluciona todo. A veces es necesario hablar, comunicarnos y tener detalles tiernos, ¡qué no terminen en sexo! Porque de hecho, no se si les paso lo mismo, ¿no sentían que luego las escenas sexuales solo estaban ahí pegadas y que no tenían que ver con la trama de la novela?

 

Además, siendo honesta con ustedes, el libro sí tiene un gran mensaje sexual: experimentar debe ser un consenso y no una obligación. Cuando Anastasia establece sus límites o cuando en el curso de la historia decide con que juguetes experimentar nos demuestra que así debe  ser esto del sexo creativo. Aunque no para todos sea alcanzable tener un tesoro de juguetes sexuales como el del Señor Grey. Y para quienes lo leyeron, ¿a poco no falto más sexo anal? Bueno al menos yo hubiera disfrutado un poco más de esas perversiones no tan perversas y más comunes de lo que se piensa.

 

De hecho, no se si les paso lo mismo que a mí: ¡yo no lo sentí tan perverso! Yo he dado golpes, me han dado golpes (eso sí no tan dolorosos), pero de ahí en fuera todo era muy vainilla (muy común), no recuerdo besos negros, ni aceites, ni nutella embarrada, ni sexo público, ni en lugares inapropiados, ni en moteles, ni en trío. Mi teoría es que nos hace creer que el sexo creativo no es necesario si tienes al Sr. Grey, peroooo ¿cuántos señores existen así? Al menos yo (y créanme hay una lista larga de ex – lovers), no conozco a uno con todas esas características.

Ah y cómo diría una lectora, lo que si hay que agradecerle al Sr. Grey es que nos prefiere morenas y tragonas, que güeras y anorexicas, desmitificando lo que es la imagen de la mujer bonito del siglo XXI.

Ya por último, se nota que es un libro de mujeres para mujeres. ¿Qué pasaría si un hombre lo leyera? En primer lugar se daría cuenta que no solo somos chichis y bubis, entendería que el esfuerzo tiene recompensas, pero también creería que la carencia de cordura es lo que nos excita. Así que… si me lo preguntan, les recomiendo el libro, léanlo, tóquense, gocen, aprendan pero no se claven de más ni se frustren por cosas que no deberían.

Autohotel Legaria

Costo Promedio: Habitación Sencilla $500 (toda la noche).

Ubicación: Calzada Legaria #50, Colonia Legaria, Ciudad de México, Distrito Federal

Tel: 55-27-47-19 y 55-27-47-48

Mi amante en turno trabaja en Polanco, disque de alto funcionario de una dependencia de gobierno de la cual no tengo ni idea a qué se dedique, INACI, INAGH, algo así; y obvio omitiré por aquello de la discreción (jajajaja).

Y últimamente he adoptado una gran modalidad de trabajo. Cuando puedo hacer home office, mejor aplico la “motel office” jajajaja. La idea es simple, llegó a Autohotel Legaria, el cual es muy útil por que es cerca de la zona, pero no EN la zona y además barato (por que me toca pagarlo a mí), mientras él trabaja, yo trabajo, nos vemos a ciertas horas para darnos placer. 

Este clásico motelero tiene todo lo necesario: una cama King Size, una mesa comedor, dos sillas, un pequeño sillón, una regadera con vidrios polarizados 360°, televisión con mucha pornografía, tocador y espejo. Además, siempre te dan dos tragos de cortesía (los cuales siempre me tomo yo y no le comparto ni un poquito, muahahaha).

La regadera 360° es un plus para el ojo indiscreto a quien se le ha sido negada la compañía durante la ducha. Y puedes pasar tiempo cómodamente y sin preocuparte si olvidaste algo para arreglarte por si tienes una cita importante: pantuflas para no andar descalzo, cepillo de dientes, peine, jabón, shampoo, crema y de hecho, hay un condón por si no quieres pagar el paquetito.

Así que con todas esas comodidades lo he escogido como mi “nido” de amor. Suelo trabajar por la mañana en mi lap, en el escritorio/comedor. Lo espero como a las 3, que es su hora de comida, saben con él me da por esperarlo desnuda en el cuarto, lo pone mal. Cogemos rapidito, comemos cualquier cosa a la carta, se va. Vuelve como a las 9 (según sale muy tarde por que es alto funcionario y tiene que velar por la paz de la nación – ay ajáaaaaa-). Luego llega a mi media siesta, nos volvemos a coger, me revuelca. Me regresa a mi casa, por que odio sus ronquidos.

 

¿Motel amoroso?

Si le preguntas a tus conocidos, amigos y/o compañeros del trabajo a qué asocian los moteles o qué idea se les viene a la cabeza cuando piensan en moteles, te puedo apostar a que la gama de opciones se relacionan con: sexo, prostitución, sexo, placer, gozo, pornografía y más sexo. Ninguno mencionará amor. De hecho, hay como una extraña concepción de que asistir a moteles es algo que se hace con los amantes y por tanto se relaciona con la infidelidad. Sin embargo, hoy en día, los moteles los usan desde parejas de jóvenes que no tienen otro lugar, matrimonios consolidados o parejas que gustan de celebrar o pasar un momento único (o bien, adictos como yo). En todo caso, cualquier combinación no esta disociada del amor… sin embargo ¿cómo hacer que un cuarto de hotel sea más personal, más tuyo y cómo hacerlo un poco más romántico? Revisa mis consejos:
1. Plumas y más plumas. He comprobado que la piel es el órgano más sensible y más largo, así que una buena opción para estimularlo son las plumas. Puedes comprar unos paquetes en cualquier tienda de manualidades y ponerlas en la cama… eso es un buen detalle que excita y enamora.

2. Vino espumoso y frutas. Hasta ahora en mi largo recorrido motelero no conozco ningún motel que ofrezca frutas en su carta y creo que la combinación de vino espumoso y frutas es deliciosa. Un buen detalle para enamorar es llevar las frutas (en molde y lavadas) y comprar un buen vino, ¿a poco no un poco de cliché no le viene bien a nuestras fantasías sexuales amorosas?

3. Pétalos de rosas rojas. Aunque a mi no me gustan, no puedo negar que la sensación de los pétalos sobre la piel es muy excitante. Así que puedes comprar tu paquete y rociarlas en la cama antes de que llegue el ser amado. Mi consejo es que mejor sean rosas de otro color para no ser tan cursis, ¡pero cada quién!

4. Aromaterapia. Si no venden, lleva tu paquete. Pero los kits de aromaterapia para el jacuzzi o en velas son deliciosos para crear el ambiente pre-sexual y le da un toco de delicadeza, detalle y por ende amor.

5. Aceites y masajes. Dar un buen masaje con un rico aceite es un detalle necesario para que tu pareja afloje el cuerpo (y te afloje mejor), pero también a la par de que la tocas le transmites tu amor y pasión, por tanto es un buen detalle a poner en práctica.

6. Esperar desnudo. A mi me encanta citar a mis parejas en un hotel y esperarlos (las) desnuda o con una ropa coqueta. Esos detalles enloquecen.

7. Música. Uffff… no tengo más que decir que un buen playlist que acompañe una buena noche de sexo puede hacer que me enamore o desaparezca para siempre.

8. Espejos. Revisa mi blog (www.mividaenmoteles.com) y ve que moteles tienen espejos, te darás cuenta que hay unos muy lindos. El caso es que… cuando estés con esa persona especial la pongas enfrente del espejo y la empieces a recorrer lentamente, alabando cada parte de él o ella, créeme el efecto en su autoestima se verá reflejado en la cama, en la vida y el que le ames con sus detalles te hace ser un gran amante.

9. Cobijita. Sobretodo en esta época de frío yo agradezco que mis amantes más amorosos me lleven una cobija especial, suavecita y perfumada para el frío. Agradezco mucho esos detalles.

10. Velas. Obvio no en todos los hoteles las permiten (por aquello de la alama antincendios) pero puedes poner unas dos o tres en el jacuzzi, con un poco de flores o algún otro detalle, y también te apuesto a que habrás creado una velada fantástica, la mezcla perfecta entre amor y pasión.

En todos casos recuerda preguntar cuánto tiempo dura la habitación y ten presente que uno puede llegar antes que el otro, no es ni inseguro ni te lo pueden prohibir (inclusive pueden meter dos coches, ¡yo lo he hecho!).

V Motel Boutique

Costo Promedio: Junior Suite $800 (8hrs), Junior Villa $850 (5hrs), Steam Suite $950 (8hrs).  Hay Twin Suite, Sky Suite y  Pool Villa (3pm-12 del día siguiente) el precio lo desconozco (no pagué yo!!!!).

Ubicación: Viaducto 77, Col. Tacubaya, Deleg. Miguel Hidalgo, CP: 11870, México DF.

Tel. 5271 4243. Página Web: http://www.vmotelboutique.com

Twitter: @VMotelBoutique

 

Hace tiempo que quería escribir esta reseña, pero había jurado que eso no ocurriría sino hasta que visitará el Sky Suite. Y hoy es el día.

El V Motel Boutique siempre es uno de mis puntos de referencia cuando hablo de moteles, siempre terminó las discusiones sobre lo malos o lo peligrosos que son los hoteles de paso diciendo “Mira, ve al V Motel y me dices si sigues pensando igual” *ríe no más de acordarse*.

Y la misma discusión de siempre la mantuve hace un mes. ¿Se acuerdan de #MiNuevoJefe? ¡¡¡Pues con él!!!! Un día, durante su proceso de “divorcio”, empezamos a hablar, a beber y a seguir hablando. Y quien sabe cómo terminamos hablando de moteles, yo le dije la frase de siempre. Él dijo: “Un día me llevarás”. “Ni que fuera millonaria”- conteste yo. JURO QUE NO TUVIMOS SEXO. ¡Ni poquito! *recuerda con tristeza*.

Pasaron los días y seguimos trabajando. Normal como siempre. Me pedía cosas, le entregaba cosas. Teníamos juntas. Me veía cansada, lo veía triste. Pero nada más. Quizá una comida u otra, pero siempre por “trabajo”. Comidas aburridas y pretenciosas. Pero hace unos días me llamó a su oficina (no saben cuánto me gusta su oficina, tiene una vista preciosa del Ángel, además tiene un sillón que despierta pensamientos insanos en mi persona pero siempre bajo control). Me pidió  “amablemente” que por favor reservará un viernes por la noche. Puse una cara terrible, pero qué podía hacer es mi jefe.

En fin,… subí a su camioneta, tomamos rumbo al Viaducto, pero de pronto… se quitó la corbata, se me acercó, me susurró cosas ricas al oído y me tapo los ojos con  su corbata y me amarró las manos, yo infiero, que con otra corbata. Subimos a una recámara. Estoy segura que no había cerrado ni la puerta cuando me empezó a desnudar. Me chupaba, me lamía, me mordía, yo me contoneaba. Me hizo adivinar dónde estaba. No fue nada difícil atinarle.

Al abrir los ojos, estaba en el lugar de mis sueños. Ninguna foto es tan maravillosa como  la realidad. Me mordí los labios. Recorrí todo el espacio (desnuda). Él me miraba extrañado, preguntándose qué tanto revisaba (casi no tome fotos por su culpa).

Me sentí un poco en el cuarto rojo del Sr. Grey. Tiene un espacio con paredes acolchonadas en color rojo en donde puedes bailar con el tubo, hacerte la presa de tu amante, jugar un poco al sado. Y por otra zona esta la cama en forma circular con una vista hermosa a la Ciudad de México, llena de luces y movimientos. Y al aire libre tenemos el jacuzzi. Es tan rico hacerlo en un jacuzzi enorme en donde también ves la ciudad al tiempo que experimentas la libertad del aire y tu cuerpo al desnudo. UFFFF.

No se si goce más por el lugar que por el amante, quien por cierto resulto ser divertido, emocionante y perverso. JAJAJA… poco me faltaba para decirle “pégame y luego me sobas” o “quieres que me amarre el cabello para que me lo jales” jajajaja. Pero es que es un amante delicado que cuida detalles y sabe excitar rincones inimaginables.

Así como en el sexo los detalles cuentan, también en los moteles. Y los creadores del V lo saben, así que todo está perfectamente planeado. Condones sico a tu disposición, comida gourmet que incluye sushi (todo delicioso, o al menos el sashimi, el orgasmo y mis hotcakes estuvieron perfectos), kits de aromaterapia y masajes para completar una noche perfecta (él compro el kit de vinoterapia y mandarina y a mi me encantó, el jacuzzi olía deliciosooo y el masaje me dejó súper relajada, ufff).

Además ponen a la venta juguetes  y disfraces sexuales (grrrr y más grrrrr). El audio es perfecto, puedes llevar tu iPod con un play list y crear el momento perfecto. Mucha pornografía. Y detalles bonitos como los jabones, las cremas, las batas, entre otros que para ser honesta no recuerdo del todo.

Aproveche cada rincón de la SkySuite, de verdad fue una experiencia inolvidable, deliciosas y si es cierto: “Live delicious, enjoy together”. Ese lugar es mágico, es para disfrutar y gozar, gritar y sentir que te escucha toda la ciudad. ¡Grite como nunca!

Tuve una fiesta sexual de casi 24 horas. Ahora paso por ahí y sonrío discretamente… me acuerdo de él *sonríe y se muerde el labio inferior*.